ACTUALIDAD

16 de noviembre 2018

Más del 90% de las personas cuidadoras son mujeres y piden ser visibles en políticas sobre discapacidad

Fotografía de las representantes de las organizaciones de cuidadoras, durante el lanzamiento de los resultados de la encuesta

Fotografía de las representantes de las organizaciones de cuidadoras, durante el lanzamiento de los resultados de la encuesta

«La mirada de quienes cuidan en Chile», así se titula el informe de la Primera Encuesta sobre Cuidadores Informales en Chile. La investigación estuvo a cargo de Sonia Castro, directora de la Fundación Mamá Terapeuta y magíster en Letras Hispánicas de la Universidad Católica , junto a Gloria Sepúlveda, de la Asociación Yo Cuido y socióloga de la Universidad de Arte y Ciencias Sociales. Los resultados se dieron a conocer la primera semana de noviembre e incluyó el testimonio de 906 personas de las cuales 97,7% son mujeres.

Por Vasti Abarca

«El objetivo de esta iniciativa fue levantar datos duros porque no hay información sobre la calidad de vida de las cuidadoras. La información que hay es cuántas personas dependientes existen en Chile, que son el 6% de la población según estudios del Ministerio de Salud. Pero no hay estudios sobre la calidad de vida de la cuidadora, del tiempo de ocio, de qué necesita para poder trabajar y desarrollarse», explica Sonia Castro de Mamá Terapeuta.

Del total de encuestadas, 90,5% contestó que cuida a un hijo o hija. La directora de Mamá Terapeuta dice que la respuesta más impactante desde el análisis del género, fue a la pregunta «cómo tomaron la decisión de cuidar» y la gran mayoría contestó «soy la mamá, es mi obligación. Eso dolía verlo, porque pusimos varias opciones. Hay un tema de género súper fuerte porque se continúa considerando que cuidar es parte del rol femenino. Nosotras como mamás cuidadoras estamos volviendo a la década de los 70, no podemos salir a trabajar y al mismo tiempo la sociedad nos exige que seamos exitosas laboralmente porque o si no, no tenemos valor. El trabajo de cuidar a nuestros seres queridos no es valorado ni social ni económicamente, eso obviamente tiene consecuencias psicológicas», puntualiza Sonia Castro.

Castro añade que las preguntas estuvieron muy orientadas hacia la situación laboral, porque es un área sobre la que están trabajando para incidir en la modificación de políticas públicas. «Nosotras como cuidadoras creemos que somos parte de la esfera de la discapacidad. La persona dependiente tiene al lado una persona que la cuida, y hasta hoy día esa persona no es visible», enfatiza.

Gráfico sobre respuestas a la pregunta "tiempo dedicado a cuidar".

En la imagen aparece un gráfico de barras color celeste que da cuenta del «tiempo dedicado a cuidar», un 81,7% de las personas se dedica a ello todo el día.

Mujeres independientes

Según el estudio, un 78% de las personas encuestadas dice que tiene sobrecarga intensa. Para las responsables del análisis, esa sobrecarga se traduce en un tema de salud mental urgente que no está incluido en las políticas públicas. «A mí me sorprendió que solo un 0,9% quisiera delegar el trabajo de cuidar, la mayoría quiere tener un trabajo compatible para poder seguir cuidando. Un 33% puso que una solución sería tener su propio emprendimiento y 32% propuso poder trabajar desde la casa. O sea, no queremos un cuidador contratado, como los «programas de respiro», queremos mejor calidad de vida como cuidadoras», detalla Sonia Castro directora de la Fundación Mamá Terapeuta.

Gráfica con respuestas a la pregunta "situación laboral".

Gráfico de barras celeste con respuestas a la pregunta «situación laboral», la mayoría de las mujeres se declara como «dueña de casa».

Castro enfatiza que la mayoría de las mujeres que cuidan han estudiado una carrera técnica o universitaria y que un 3,9% incluso tiene posgrado. «Hoy en su mayoría son dueñas de casa. El 77,8% dejó de trabajar cuando se convirtió en cuidadora.» La directora de Mamá Terapeuta propone que, así como existe la credencial de discapacidad, exista la credencial del cuidador o cuidadora. «Porque, por ejemplo, si yo tengo que ir a hacer un trámite en el banco, alguien está cuidando a mi hijo para que yo pueda salir. La credencial nos podría permitir hacer los trámites en menos tiempo para volver a casa», explica.

Gráfico sobre las respuestas a la pregunta "tiempo de ocio".

Este tercer gráfico muestra que las personas que cuidan no tienen tiempo para el ocio. 

 

Mejores políticas públicas

Mariela Serey, presidenta de la Asociación Yo Cuido, dice que nada de lo que apareció en la encuesta es nuevo para las cuidadoras, pero era necesario levantar datos duros porque no existía ninguna encuesta de este tipo. «A partir de este estudio queremos mostrar nuestras reales necesidades. Necesitamos trabajos acordes con nuestra nueva realidad, necesitamos atención prioritaria en salud mental y en toda el área de salud y tener tiempos de ocio. Esperamos que con esta encuesta se dé fuerza al proyecto de ley que modifica la Ley 20.422 donde se reconoce nuestra labor».

Serey reconoce que con este análisis también buscan que se dé urgencia al sistema de apoyos y cuidados sin importar el porcentaje de vulnerabilidad y a lo largo de todo Chile. «Esperamos que esto sea el principio de un trabajo en conjunto con los organismos para que atiendan nuestras necesidades sabiendo cuáles son de primera fuente», refuerza la representante de Yo Cuido.