PANORAMAS

20 de junio 2018

Turismo Inclusivo: Panoramas para estas vacaciones de invierno

Distintas agencias y fundaciones ofrecen programas y expediciones adecuadas para la participación de personas con discapacidad en Santiago.

Por Catalina Arenas

Conocer la ciudad, aventurarse en parques nacionales o cabalgar entre cerros, son algunos de los panoramas que Flecha Extrema, Puelmapu y Fundación Eres promueven para todo público, especialmente para entusiastas personas en situación de discapacidad. Estas empresas y organizaciones cuentan con un equipo humano instruido que cuentan con el conocimiento y material necesario para empaparlos de estas experiencias.

El turismo inclusivo es una acción en conjunto que busca habilitar todo tipo de accesos y diseñar rutas en las Zonas de Interés Turístico (Zoit) del país. Para Fundación Eres se resume en «que los espacios estén abiertos para todos con las condiciones para todos». Así lo explica la directora ejecutiva y orientadora educacional, Glenda Durán: «El acceso universal que propiciamos implica cubrir todas las necesidades básicas, para que toda la oferta turística se extienda». Con ello se refiere también a las señales éticas y transporte adecuado, además, del hospedaje o lugares para pernoctar que podrían requerir los visitantes.

Entre las actividades que ofrece Puelmapu se cuentan el Walking y el Cleta Tour por barrios típicos de Santiago, como el Barrio Franklin. Con el fin de que sea una actividad segura, el equipo va con antelación al lugar y verifica cuáles son las mejores opciones para llevar a cabo el recorrido.

Este domingo 24 de junio se hará un nuevo Walking Tour desde las 10:00 a.m. El punto de encuentro será la estación de Metro Franklin y se recomienda que asistan mayores de 4 años para que disfruten. Sin embargo, la directora de proyectos, Belén Farías, admite que «cuando nos han acompañado menores de 4 años, con coches o portabebés también se disfruta de los recorridos».

Belén Farías junto a persona ciegas en Tour por Santiago.

Belén Farías de Puelmapu junto a personas ciegas en Tour por Santiago.

Flecha Extrema, por su parte, realiza principalmente cabalgatas y trekking, expediciones que se adaptan a las necesidades de cada persona que está dispuesta a conectarse con la naturaleza. Entre las que más destacan se encuentra la Ruta de Kauripaxa en el cerro El Plomo de Santiago: «Entrenamos a una persona con discapacidad visual para acompañarnos en nuestro evento único cultural deportivo y fue excelente poder entrenar a alguien que nunca ha hecho Trekking antes», comenta la encargada de sustentabilidad de la empresa, Jana Büttner.

Desde Fundación Eres también realizan actividades en el Parque Mahuida ubicado en La Reina. «El sábado pasado junto a jóvenes estudiantes del Colegio Amapola de Ñuñoa hicimos un recorrido por los senderos del parque, con un trabajo de interpretación ambiental y otro de desarrollo personal», relata la profesora de biología y ciencias, Glenda Durán.  El compromiso de las personas voluntarias y los monociclos que ellos mismos fabrican, es clave para asistir a las personas con discapacidad motora y con movilidad reducida, y así llegar a los lugares más complejos a los que invita esta aventura.»

«Ese proyecto es un trabajo que estamos haciendo en conjunto con la Conaf y con Senderos de Chile. Somos tres organizaciones que estamos haciendo la actividad con el patrocinio de Fundación Lepe y contempla una estrategias de sustentabilidad», agrega Durán.

Aunque todavía no tienen una próxima fecha de expedición definida, les gustaría realizar recorridos a la nieve. Para eso ya cuentan con dos sillas acondicionadas y se encuentran en contacto con la Municipalidad de La Reina y con las redes que ellos tienen en la cordillera para organizar la actividad.

Otros colaboradores de estas actividades son Vive Running, Colegio Epullay, Senadis y Escuela especial de Desarrollo de La Reina.

Voluntarios de Fundación Eres en actividad en cerro Mahuida, La Reina

En la foto personas voluntarias de Fundación Eres en actividad en cerro Mahuida, La Reina, conduciendo una silla adaptada.

Muchas veces guías y quienes planifican viajes y tours por la ciudad o los parques naturales se encuentran con barreras físicas que demuestran que ningún sitio está completamente preparado para recibir a aquellas personas interesadas en la aventura, que tienen alguna discapacidad. Sin embargo, logran planificarse con anticipación y se adaptan a las necesidades del grupo. Puelmapu, por ejemplo, cuenta con material turístico en Braille e intérpretes de lengua de señas para brindar un mejor servicio.

El equipo de guías locales y arrieros de Flecha Extrema -que son montañistas profesionales- también se capacitó para estar preparado con el equipamiento necesario. Ellos permanecen en un proceso de formación constante, «aprendieron mucho y en este proceso juntos hemos perdido un poco el miedo porque, cuando nos contrató una familia con niños con discapacidades físicas, al no avisarnos con antelación de su situación tuvimos que reaccionar rápidamente», destaca Jana Büttner de Flecha Extrema.