ACTUALIDAD

10 de junio 2017

Plazas inclusivas, proyecto de ley que apuesta por la accesibilidad de niños y niñas

Las plazas inclusivas ya se encuentran en el Senado. El diputado por Arica Luis Rocafull (PS), promotor del proyecto de ley, cree «que será aprobado este año legislativo porque las voluntades políticas están y seguimos muy de cerca su tramitación total».

Catalina Arenas

Pese al apoyo amplio y transversal, el proyecto de construcción de plazas inclusivas impulsado desde la Cámara de Diputados, despierta inquietudes desde el sector privado. La ley establece «la obligatoriedad de juegos infantiles no mecánicos en espacios públicos y privados» para todos los niños y niñas con discapacidad; un precedente para la legislación de otros asuntos sobre accesibilidad universal, que impliquen movilidad y seguridad para todas las personas que estén en situación de discapacidad. Sin embargo, voces expertas consideran que hay otras necesidades más urgentes.

La arquitecta y directora ejecutiva de BAU Accesibilidad Universal, Andrea Boudeguer, advierte que «la propuesta es genial pero, en paralelo, se tiene que ver cómo se fiscalizan otras leyes para que niños y niñas puedan llegar hasta esa plaza». Esto porque, según se explica en la Ley 20.422, la tarea de Estado delegada al parlamento es «garantizar el derecho de la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, mediante la adopción de acciones orientadas a compensar las desventajas que podrían tener para gozar plenamente de su vida política, educacional, laboral, económica, cultural y social».

Columpio inclusivo

En la foto se ven dos niñas balanceándose en un columpio inclusivo.

La iniciativa sobre plazas inclusivas, vinculada a la importancia de la vida de barrio, lugares públicos y ciudades amigables, ya había sido postergada. La moción parlamentaria data de noviembre del 2014. Al respecto, el diputado socialista Luis Rocafull admitió que la mayor traba la tuvieron en la Comisión de Vivienda: «A pesar que el compromiso político existía, los miembros de la comisión resolvieron una gran cantidad de proyectos que, habiendo sido presentados después, fueron apresurados en su debate por las urgencias impuestas por el Ejecutivo».

La comisión también tuvo complicaciones a la hora de definir el contenido particular la ley porque – por ejemplo – no estaba clara la definición de «discapacidad», ya que «puede ser interpretada de diversas formas», agregó el diputado de Arica refiriéndose a conceptos clave para el lenguaje inclusivo, que aún permanecen en discusión.

Por los mismo, y a partir de estos esfuerzos legislativos, el proyecto de plazas inclusivas subsana la obligatoriedad de accesibilidad con la que deben contar las plazas o parques del país y que implica la instalación de juegos para menores con discapacidad. «En la práctica, queda establecido en la ordenanza que tú deberás tener una ruta accesible hacia los juegos y se deduce que dentro de los juegos habrá al menos uno de ellos inclusivo», explica la Directora de BAU, Andrea Boudeguer.

El diputado Rocafull agrega que por esa razón «el proyecto tuvo un respaldo absoluto de todos los sectores políticos, porque comprendemos que estas materias son de interés general». Así se sumó la diputada Karol Cariola (PC), integrante de la Comisión de Vivienda que también promueve la moción. «Que la inclusión no sea sólo una declaración de buenas intenciones, sino que sean elementos prácticos». Entre ellos, «algo tan esencial como es que nuestros niños y niñas no se sientan discriminados y, en cambio, tengan la posibilidad de jugar y de compartir con sus pares en igualdad de condiciones”.

La materialización de esta ley exige además que se describa en el documento legal el prototipo de diseño universal que permitirá el correcto uso de los juegos infantiles que allí se encuentren para evitar accidentes fatales, como el que sufrió el año pasado una niña en  la comuna de Puente Alto.

Prototipo de juego inclusivo

Un grupo de niños y niñas en un  juego no mecánico de inclusión que les permite girar sobre un eje.

Para garantizar la seguridad, la fiscalización debe estar a cargo de la Dirección de Obras Municipales (DOM), que solicitará «los planos que contengan un diseño universal de los parques y las instrucciones de instalación de los juegos infantiles inclusivos», explica el diputado Rocafull. 

En este punto, la arquitecta Andrea Boudeguer advierte que «cargarle el peso a las municipalidades, obligándolas a instalar en sus plazas juegos inclusivos es muy pesado». Para el diputado socialista en cambio «el mayor de los desafíos será convencer a las constructoras privadas de que existe un costo marginal en comparación al beneficio social que reporta«. Por lo tanto, este proyecto deberá significar un precedente y promotor de nuevas ideas para desarrollar otros planes que complementen el principio de accesibilidad para todas las personas.

De todos modos, mientras avanza el proyecto de ley, las plazas inclusivas ganan terreno en Arica, Iquique y Pucón, entre otras localidades del país, siendo Arica – la ciudad del diputado Luis Rocafull –  la primera en ejecutar un proyecto de plazas accesibles y juegos con diseño universal en contar con presupuesto del Gobierno Regional.