ACTUALIDAD

27 de marzo 2017

Ley de Inclusión Laboral, la espera tiene resultados

Tres mujeres en su puesto de trabajo, la que está en el medio posee silla de ruedas.

Tres mujeres en su puesto de trabajo, la que está en el medio, utiliza una silla de ruedas

Después de un largo tiempo en discusión en el parlamento, se aprobó en la Cámara de Diputados el proyecto de ley de Inclusión Laboral de personas en situación de discapacidad.

Por Karina Pérez N.

Con 106 votos a favor, 1 en contra de Alejandra Sepúlveda y 1 abstención de Roberto Zapata, fue aprobado el Proyecto de Ley que establece la inclusión laboral de personas en situación de discapacidad a los organismos públicos, civiles y militares, además de grandes empresas con más de 100 personas trabajando. Esto quiere decir que deben reservar un número no menor al 1% para personas en situación de discapacidad o que reciban pensión de invalidez. Asimismo, las empresas deben consagrar el principio de no discriminación en todo su Estatuto Administrativo.

Ahora está en manos del Senado discutir y aprobar el proyecto de ley que modifica la Ley 20.422. Cabe destacar que en Chile, el 20% de las personas mayores de 18 años o más, están en situación de discapacidad; el 11,7% tiene discapacidad leve a moderada; y el 8,3% discapacidad severa.

Asimismo según cifras del Senadis, el 29, 2% de las personas en situación de discapacidad mayores de 15 años realizan trabajo remunerado,  el 70.8 % corresponde a las personas en situación de discapacidad mayor de 15 años que no realizan trabajo remunerado.

SIGA Chile consultó a las principales organizaciones que han dado seguimiento a la discusión legislativa respecto de los avances, o no, que implican esta Ley de Inclusión Laboral.  Irma Iglesias, Presidenta de Fundación Down 21 y vicepresidenta de la Federación Iberoamericana de Síndrome de Down sostiene que «el 1% sobre 100 trabajadores igual es un porcentaje muy mezquino, hay que pensar que Italia tiene el 7%, Canadá tiene empleo abierto, esto debiese ser empleo abierto. Las personas con discapacidad siempre tienen que estar sometidos a porcentajes, cuotas. En los colegios solo 2 alumnos tienen discapacidad por curso y ahora se habla de inclusión pero pareciera que los quieren dejar afuera; porqué siempre tienen que estar estos bloqueos y porcentajes en los cursos. Entonces no podemos hablar de inclusión y universalidad».

Respecto al  salario, Iglesias dice que «no se puede pagar menos que el ingreso mínimo pero hay que pensar que, por ejemplo, una persona con Síndrome de Down, con discapacidad intelectual, quizás con autismo; creo que saldrán perjudicadas con esto del 1 % porque las empresas van a optar por las personas con discapacidad física. La intelectual no quedó resguardada».  

Carola Rubia, directora ejecutiva de Fundación Descúbreme opina que «está bien, nosotros consideramos que es un número prudente, obviamente nos gustaría que ese número fuera más alto, sin embargo producto de las falencias del sistema educacional hoy día, tienes un grupo de personas con discapacidad cognitiva que necesitan mejores herramientas para poder afrontar el mercado laboral. Exponer las cuotas a un número superior te puede generar decepciones tanto para las personas con discapacidad cognitiva como al sector público y privado que nunca han trabajado con una persona en el proceso de inclusión».