ACTUALIDAD

16 de febrero 2017

Sanguchería La Inclusiva: el primer restaurante completamente inclusivo de Chile

En la foto se ve la entrada a la sanguchería, la rampa de acceso y un cartel que dice "agüita para sus perritos, como bienvenida a personas con perros de asistencia.

En la foto se ve la entrada la sanguchería, la rampa de acceso y un cartel que dice «agüita para sus perritos», como bienvenida a personas con perros de asistencia.

La Sanguchería La Inclusiva está  ubicada en Ñuñoa. Abrió sus puertas el 2016 y dentro de sus mejores platos se encuentran los aritos de cebolla caseros, las papas rancheras y el  tártaro de res. Carta en braille, rampa y garzones que se comunican en Lengua de Señas, son algunas características que coronan a este restaurante como el más inclusivo del país.

Por Camila Muñoz S.

«Porque no existe barrera que te impida comer rico…», es la frase que representa a esta sanguchería que hoy innova en el rubro y entrega un ambiente de accesibilidad a cientos de personas en situación de discapacidad, como una oportunidad para que puedan salir a disfrutar de una rica comida de manera independiente y fácil.

La Sanguchería La Inclusiva nace de la mano de Juan Muñoz, joven sordo titulado en gastronomía, quien con el sueño de venir desde Antofagasta a Santiago a formar «Cóndores del Silencio», un equipo de rugby inclusivo, decide incursionar y abrir un local de comida en noviembre del 2016 para sostenerse económicamente. «Empecé a buscar trabajo, porque yo estudié gastronomía y lamentablemente tuve más de 17 entrevistas y en ningún lado me aceptaron», recuerda.

«Se me ocurrió hacer un restaurante inclusivo; como los garzones saben Lengua de Señas pueden comunicarse con personas que no escuchan pero, independiente de que vengan personas oyentes, también muestran las señas, para que conozcan y se integren«, cuenta el fundador de La Inclusiva.

Junto a Juan Muñoz se sumaron Fernando Valencia y Rodrigo Ancán, y formaron un equipo muy unido y quienes en cada detalle de su local trabajan bajo el sello inclusivo. «Ha sido una experiencia súper satisfactoria y enriquecedora, porque  ha venido gente con discapacidad y sin discapacidad. Vienen clientes de muchas partes y llegan niños que ven a Juan como una imagen de que sí se puede o viene gente mayor que dice ¡por fin pude venir a un lugar solo, tengo independencia!», relata Valencia.

Equipo de Sanguchería La Inclusiva en la entrada de su local

En la foto el equipo de Sanguchería La Inclusiva en la entrada de su local. De izquierda a derecha Juan Muñoz, Rodrigo Ancán y Fernando Valencia.

Actualmente la Sanguchería La Inclusiva cuenta con tres garzones que se comunican en Lengua de Señas (uno de ellos es Juan). El resto del equipo está estudiando. Hace poco se integró a sus filas, el copero  Felipe Villalobos, el primer empleado sordo de La Inclusiva.

Según cuenta Juan Muñoz, la idea de La Inclusiva no es solo aplicar el concepto hacia los clientes sino también hacia dentro, es por eso que incorporan al equipo a personas en situación de discapacidad, para que vengan a trabajar y puedan ayudar a continuar haciendo crecer este negocio con espíritu inclusivo.

Esta nueva propuesta gastronómica idea platos de calidad e innovadores junto a un entorno que promueve y difunde la inclusión social, haciendo de esta sanguchería un espacio ideal para compartir en este verano 2017. Para más información y reservas visita la FanPage de La Inclusiva Sanguchería o visítala en la comuna de Ñuñoa, en Irarrázaval 3993 de lunes a sábado y encontrarás exquisitos  platos para picar, además de la especialidad de la casa, «La hamburguesa inclusiva», preparada con una hamburguesa de res de 180g, queso crema, champiñón salteado a la mantequilla, cebolla caramelizada y lechuga hidropónica.


 

Aquí puedes revisar una invitación a visitar la Sanguchería La Inclusiva:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.