ACTUALIDAD

13 de enero 2017

High Five: Mano robótica con impresión en 3D

Modelo de High Five sosteniendo una moneda.

En la foto se puede ver la mano robótica de color azul sosteniendo una moneda de cien pesos chilenos.

High Five, prototipo de mano robótica es el primero en Chile y busca devolver la funcionalidad y sensación a personas que perdieron sus extremidades superiores.

Por Camila Muñoz S.

 

Más de dos mil grupos postularon al Concurso Nacional de Emprendimiento, Jump Chile, en su quinta versión. Desde el 2012 este evento organizado por la Universidad Católica, a través de su Centro de Innovación y SURA, se ha transformado en uno de los concursos de innovación universitaria más grande del país.

Vicente Opaso, Hannes Hase y Luis Cubillos son tres estudiantes de Ingeniería Industrial con especialidad en robótica de la Universidad Católica y son quienes componen High Five, proyecto ganador del bronce en Jump Chile. Desde el año 2015 trabajan en una prótesis mioeléctrica, destinada especialmente a personas que han sufrido la pérdida de sus extremidades superiores por un accidente o de manera congénita.

Opaso explica que las personas que utilizan la prótesis, la controlan mediante los músculos ubicados en el muñón, “lo que hacen ellos, es activar esas señales musculares y lo que hace nuestra prótesis, es captar esas señales, procesarlas por un microcomputador interno que va dentro y después lo traduce a distintas posturas de los cinco dedos”.

Las funciones de la mano robótica actúan a través de sensores y van desde tomar una moneda hasta un mouse (cursor), “nosotros incorporamos una variable de innovación en nuestro producto, primero abaratar costo y (segundo) quisimos hacer que la prótesis sintiera, entonces le incorporamos un sistema de retroalimentación sensorial, que cuando manipula un objeto puede volver a sentir lo que está tocando”, cuenta uno de los integrantes del equipo de High Five.

Los creadores de la mano robótica incorporaron al trabajo a Sebastián Illanes, persona en situación de discapacidad congénita, quien los acompañó y validó su idea, sugiriendo cambios y apoyando el proyecto.

Sebastián Illanes probando High Five.

En la foto está Sebastián Illanes probando la mano robótica High Five, en su lado derecho.

Actualmente en Chile, no se trabaja mayormente con este tipo de tecnologías, mientras que países como Estados Unidos e Inglaterra fabrican prótesis con valores superiores a los 20 millones de pesos, lo que se traduce en que piezas como estas poco o nada inaccesibles para personas en situación de discapacidad en el país. High Five espera para el 2018 ser empresa y fabricar más de estas prótesis con precios accesibles, que ayuden a las personas en situación de discapacidad.

Hannes Hase, Luis Cubillos y Vicente Opaso muestran sus manos acompañados de la prótesis de mano robótica.

En la foto, de izquierda a derecha, están Hannes Hase, Luis Cubillos y Vicente Opaso mostrando sus manos acompañadas de la prótesis de mano robótica.

Puedes ver cómo funciona High Five en el siguiente video: