ACTUALIDAD

09 de noviembre 2016

Paula Koffmann: «Inclúyete 2016 es un paso para hacer visible lo invisible»

En el marco del Encuentro de Estudiantes Inclúyete 2016, que reunirá a estudiantes de educación superior motivados por las prácticas inclusivas en todos los ámbitos de la sociedad, Paula Koffmann, estudiante de Derecho de la Universidad Diego Portales y una de las organizadora del encuentro,  relata su propia experiencia en la UDP y sus expectativas sobre la actividad de reflexión en torno a las personas con discapacidad.

Por Catalina Ellies

Paula Koffmann (22) tiene una fisura palatina desde su nacimiento que, en algunas ocasiones, le dificulta el habla. Debido a ella casi pierde la audición del lado derecho. Nació con un glaucoma en su ojo del mismo lado, por el que casi no tiene visión. También nació con un pie derecho torcido que se recuperó a través de yeso y terapia ocupacional.

Recuerda que cuando niña, al no ver y tener problemas con su pie, tropezaba constantemente y se caía. Gracias a una rehabilitación del lenguaje a través de un fonoaudiólogo, hoy habla mejor. “He tenido mucha suerte. Mis padres son médicos y, por lo mismo, tuve acceso a rehabilitaciones y operaciones, a todo lo que necesitaba. De mi familia he tenido un apoyo increíble y gracias a ellos he podido superar muchas cosas, si no hubiese recibido tanto apoyo en ese momento, ahora estaría con dificultades en muchos aspectos de mi vida cotidiana”, recuerda.

paula-koffmann

Fotografía de Paula Koffmann, estudiante de Derecho UDP.

Paula Koffmann va en tercer año de Derecho UDP y desde el primer día que ingresó a la Facultad ha tenido una muy buena experiencia. Cuando fue la inducción habló con el profesor y le dijo, con mucha angustia, que tenía un problema desde su nacimiento y que le daba miedo que la discriminaran, que no la tomaran en cuenta; que algún profesor fuera pesado con ella, por el trastorno de lenguaje adquirido que tiene, y que no le fuera bien en las evaluaciones. Recuerda que el verano previo a su ingreso a la universidad, luego de saber la noticia, tuvo ese temor contante y que de manera recurrente se preguntó si iba a ser capaz de enfrentar este desafío.

Tranquila, mucha gente habla bonito, pero no todos hablan correcto. Te tendrán que escuchar no más y si no te entienden te preguntarán de nuevo. Pero tú tranquila, sácate esos miedos de tu cabeza y sigue adelante”, le comentó el profesor al momento de la inducción. Aún así, para Paula Koffmann es imposible no hacer el contraste con su época de escolar. Desde párvulos se sintió discriminada, para los profesores su trastorno del lenguaje era sinónimo de falta de capacidades.

Cuando ingresó a la UDP partió de las últimas en el ranking de su generación, de 250 era la 220 por la PSU. Sin embargo, al finalizar el año, terminó en el número 50. En las pruebas orales sacaba aplausos y todas sus notas oscilaban entre el 6.0 y 6.5. “Si los profes hubiesen sido prejuiciosos quizás no contaría lo mismo, por eso es tan importante romper los perjuicios. En la universidad mi vida dio un giro en 180 grados”, explica.

Expectativas del Encuentro Inclúyete 2016

unnamed

En este afiche se informa sobre Inclúyete 2016.

Paula Koffmann forma parte de la organización del Encuentro Inclúyete 2016, que se desarrollará el sábado 19 de noviembre, desde las 8.30 a las 14.30 en la Facultad de Educación de la UDP (Vergara 249, Santiago). Ella cree que la importancia de esta iniciativa es visibilizar la discapacidad en la Universidad. “Siento que es un tema invisible, y la única forma de cambia esto, es realizar encuentros así. Para que la mentalidad cambie y se den cuenta. Porque es un tema no menor: la igualdad de oportunidades tanto en el acceso como la permanencia, se habla de género, de educación no sexista pero la discapacidad aún no se instala como tema prioritario”, dice.

Considera también que se deberían realizar más iniciativas de este tipo, ya sea a nivel de universidad como nacional. “Talentos sobran y con el apoyo correcto pueden desarrollarse con toda autonomía y capacidad propia de cualquier estudiante, amparados por la universidad. Ahora nos parece ridícula la discriminación por sexo o raza y la poca igualdad de oportunidad de antaño por razones arbitrarias y absurdas. Creo que eventos como estos, nos permiten como sociedad derribar barreras y prejuicios. ¿Cuándo nos daremos cuenta de que con la discapacidad pasa exactamente lo mismo? Y más importante aún: hacer visible lo invisible. Empoderarnos tanto en el hacer como en el conocer. Cambiar la mentalidad”, argumenta.

Koffmann dice que la idea principal de este encuentro es que quienes vayan, transmitan el mensaje a sus compañeros y poco a poco esto se transforme en una cadena, donde todos puedan ser agente de cambio, para poder lograr una sociedad más justa e igualitaria. “La discapacidad es tanto congénita o adquirida, le puede pasar a cualquiera, y la idea es que seamos conscientes de que nadie está libre. Todos podemos hacernos partes de una sociedad más igualitaria enfocada en la equidad. Si queremos una mejor sociedad tenemos que involucrarnos, tenemos que hacernos parte del problema y la solución. No podemos seguir en la misma conducta de apatía frente al tema y seguir invisibles.”, concluye.