ACTUALIDAD

14 de noviembre 2016

Jéssica Lillo: «Debemos entender que mujeres con discapacidad son mujeres»

Jéssica Lillo, segunda de izquierda a derecha, en la firma del documento de colaboración entre Sernam y Senadis

En la foto, Jéssica Lillo, segunda de izquierda a derecha, en la firma del documento de colaboración entre SernamEG y SENADIS.

La orientadora y profesional del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SernamEG) Jéssica Lillo, que lidera el área «Buen vivir de la sexualidad y reproducción» detalla los alcances de la firma del convenio entre este servicio y SENADIS, que permite el trabajo conjunto de ambas instituciones. 

Por Alexis Sánchez P. 

La equidad de género y la discriminación de las personas con discapacidad son problemas que lamentablemente son comunes en nuestra sociedad y que muchas se sobre ponen.  Es por esto que desde el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SernamEG) y el Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS) se firmó un acuerdo con el que se pretende establecer una sinergia.

«Existe este convenio busca trabajar conjuntamente las problemáticas, específicamente desde el mundo de la sexualidad y cómo vivirla, ya que todos y todas tenemos vida sexual, sin importar nuestras características físicas«, explica la orientadora y profesional a cargo del programa, Jéssica Lillo. Añade que «la discapacidad y la desigualdad de género son discriminaciones generalizadas y que muchas veces tienen las mismas problemáticas ante la sociedad, donde se debe luchar por encontrar espacios inclusivos para desarrollarse»

De manera, una manera más concreta de romper con estas barreras se realiza a través de los llamados «Talleres del Buen Vivir», instancias en la que tantos hombres como mujeres, en cualquier situación, pueden participar cumpliendo con ocho horas de aprendizaje a la semana.  «Los talleres del Buen Vivir se realizan en distintas comunas del país, donde se entrega ayuda e información con el fin de solucionar los problemas tanto básicos como complejos de la sexualidad humana, tanto para hombres como para mujeres y que es entregado por el SernamEG, a través de las distintas municipalidades y la sociedad civil asociada», comenta Lillo.

Junto con esto y en paralelo al lanzamiento del Informe Anual de Derechos Humanos 2016, realizado por la Universidad Diego Portales, donde la docente Lidia Casas (ver nota), Jéssica Lillo expresa que las personas con discapacidad son «sexuadas», piensa y apoya aquella afirmación agregando que «lamentablemente se infantiliza a la población con discapacidad y no se le trata como corresponde, por lo que se piensa que estas personas no viven la sexualidad y no se visibiliza el tema para ellos y ellas». Para Lillo, una de las soluciones es «trabajar un poco en el lenguaje y entender que son personas con derechos e integridad como cualquier otra».

Para saber más de los Talleres del Buen Vivir, acérquese a su municipio más cercano.