ACTUALIDAD

08 de noviembre 2016

Lidia Casas, abogada UDP: “Personas con discapacidad son seres sexuados”

El martes 8 de noviembre se presentará su Informe Anual sobre Derechos Humanos 2016 del Centro Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales. Elaborado por Sofía Salas, académica de la Facultad de Medicina de la UDP y Juan José Álvarez, académico de derecho en la Universidad Diego Portales y Lidia Casas, abogada,  quien aborda en uno de los capítulos la esterilización de niñas y mujeres competentes y con discapacidad, donde se intentó examinar los problemas éticos, legales y administrativos que comprende este tipo de procedimientos. 

 

lidia-casas-1

Lidia Casas investigadora del Centro DD.HH. UDP.

Por Ignacio De Geyter

Lidia Casas está en Valdivia haciendo clases y se da un tiempo para contestar nuestra llamada. Es abogada de la UDP y entre otros títulos, integrante de la Red latinoamericana de profesores y profesoras de derecho, género y sexualidades discriminadas Red-Alas y parte del equipo que investigó sobre la esterilización de niñas y mujeres competentes con discapacidad.

El objetivo del estudio del Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2016  develó que en muchos de los casos son los profesionales de salud quienes deciden la esterilización de niñas y mujeres con discapacidad; ellas no siempre participan de esa decisión, tratándose de un procedimiento que debe ser libre, informado y consensuado.

“Las personas con discapacidad tienen derecho a participar de las decisiones que tomen respecto de su maternidad o paternidad. La propia Convención (sobre los derechos de las personas con discapacidad) llama a los Estados a tener mecanismos de apoyo para ayudar a las persona a tomar esas decisiones y eso significa consejería; eso significa conversación, diálogo, de tal manera que las personas puedan hacerlo”, agregó Lidia Casas.

La abogada del Centro de Derechos Humanos de la UDP especificó que la esterilización debe considerarse como la última opción frente a diferentes contextos y situaciones en los que se considere esterilizar a una persona, sea esta competente o no. “Se considera la esterilización como la última medida que se toma, existiendo métodos anticonceptivos de larga duración, estos deberían ser considerados. Son métodos reversibles que deberían ser preferibles a la idea de la esterilización”, dijo.

Lidia Casas sostiene que estas decisiones se basan en el miedo frente a la sexualidad de personas con discapacidad, recae en que sus padres no saben quién se hará cargo de sus hijos e hijas con discapacidad una vez que ellos mueran, y que si tuvieran un hijo, no quisieran que quedara a cargo de padres con discapacidad. “El susto no es necesariamente que una persona con discapacidad pueda engendrar a otra persona con discapacidad, sino el temor de saber que el cuidado de ese niño o una niña estará a cargo de una persona con discapacidad cognitiva, que no tenga la posibilidad de valerse por sí misma”.

Finalmente la abogada y académica de la Universidad Diego Portales hizo hincapié en la despreocupación del Estado por trabajar en correctas políticas de inclusión y de concepción de la sexualidad de las personas con discapacidad: “el paso siguiente es entender -imagínate lo que estoy diciendo-, que las personas con discapacidad son seres sexuados. Que tienen capacidad de entendimiento, de saber, de entender”, sentenció Lidia Casas.