ACTUALIDAD

10 de agosto 2016

Pablo Pineda: «Vine a Chile para cambiar la manera en que nos ven»

Pablo Pineda posa con Mónica Rincón y la familia que lo acogió en su venida a Chile

En una charla sobre inclusión, emotiva y llena de sorpresas, Pablo Pineda actor y profesor español con Síndrome de Down piropeó, lloró, rió e interactuó con un público que escuchó atentamente sus fórmulas de vida para una mejor inclusión.  

Por Alexis Sánchez P. e Ignacio de Geyter D.

El pasado jueves, el Colegio Institución Teresiana estaba repleto. Un público transversal de unas 1000 personas esperaba atenta bajo el frío santiaguino. Vestido de un terno azul marino y caminando a paso lento, apareció Pablo Pineda. El español que se convirtió en el primer universitario titulado de Europa con Síndrome de Down y que la Red de Colegios por la Inclusión invitó a Chile para realizar una emocionante conferencia sobre los diferentes desafíos que enfrentó en la historia de su vida: cómo lidió con ellos; sentando un precedente para hacer que padres, madres, amistades y cercanos de personas con Síndrome de Down entiendan que son necesarias más libertades y responsabilidades para las personas con este síndrome. La Red la integran los colegios Sagrados Corazones de Manquehue, Juanita de Los Andes, Padre Hurtado y Nazareth, entre otros.

En su exposición Pineda transmite una visión lejana al paternalismo. En su charla mezcla picardía, sentido del humor y emoción: bromeando con la periodista Mónica Rincón, quien comenzó la actividad reconociendo que iba como la madre de Clara, su hija con Síndrome de Down que falleció hace tres años y dándole la bienvenida con una versión del clásico tema infantil de Mazapán «Una Cuncuna Amarilla«.

Pineda entró y de su inicio quiso dar a entender que su misión era clara. “Los Down tenemos que decirle a la sociedad: padres, pierdan el miedo que su hijo o hija salga a la calle y tenga autonomía. Esa autonomía es el primer paso a demostrar lo que valemos”, señaló claro para rematar con el mensaje al que vino a nuestro país: «Yo vine hasta acá, lejos de mi patria, a Chile, a cambiar la visión que tienen de nosotros«.

Y Pablo Pineda, lejos de tener vergüenza de su condición, dice estar sumamente contento con aquello. “Tener Síndrome de Down no es malo, al contrario, es buenísimo”, señala y da un consejo a las demás personas con el mismo síndrome. “Somos nosotros los que tenemos que confiar en nosotros mismos. ¡Estén orgullosos de su condición! No se acomplejen, no rendiros nunca porque somos nosotros los que tenemos que hacer la próxima revolución, la revolución de los Síndrome de Down”.

Pineda no sólo se quedó en eso. Con fuerza se dio el tiempo de criticar a los políticos del mundo, en especial a los chilenos y españoles, por su poca actividad en temas de inclusión. “Señor político, usted está al servicio de las personas y no al revés”, criticó agregando que pedir por mejores condiciones para las personas con discapacidad “no es caridad, no es limosna, son derechos”. También se refirió a las acciones positivas por más inclusión en el trabajo, porque para él “la sociedad tiene que cambiar, adaptarse y nosotros no queremos estar a los 40 años sin trabajo”.

Las sorpresas no terminaron ahí. El jueves pasado Pablo Pineda cumplió sus 42 años en Chile y la organización del encuentro le regaló un vídeo con el saludo de sus amistades y familiares. Un público emocionado cantó por su cumpleaños, entre las lágrimas del festejado.