ACTUALIDAD

03 de junio 2016

Modelo de inclusión Italiano se desarrolla en Chile

Por Ignacio De Geyter

Audio del texto:

A principios de abril llegó a Chile el italiano Mauro Dagna, quien comenzó en 2006 el proyecto de inclusión laboral para personas en situación de discapacidad intelectual y Síndrome de Down, Albergo Ético (Hotel Ético). Se trata de una  red de apoyo para  prácticas laborales que busca potenciar sus capacidades y que este año quieren expandirse en nuestro país.

Desde que Albergo comenzó su labor, ha desarrollado 6 proyectos de inclusión, entre los que destacan 2  que son clave:

Academia de la Independencia: Programa gradual de 3 años donde los estudiantes ejercen cargos en todas las áreas del Hotel Asti en Italia. El programa está pensado para reducir  la dependencia familiar, teniendo los jóvenes que dormir fuera de casa y apostando así a una autonomía real a lo largo de la experiencia.

Vagabundo por el Mundo: Con un mochileo de 150 mil kilómetros y a lo largo de 73 países, Mauro Dagna viaja como embajador de Albergo Ético buscando asociaciones, fundaciones, agencias de gobierno y padres de personas  con discapacidades intelectuales para enseñar e implementar el método de participación de la fundación. Este proyecto fue el que lo trajo a Chile y el que le permitió  asociarse con Fundación Eres.

Glenda Durán, fundadora de la organización, nos cuenta sobre la misión de Fundación Eres y el trabajo que buscan realizar junto a Albergo Ético.

Glenda Durán

Glenda Durán

Audio del texto:

¿Cuál es el rol de la fundación?

Lo que hace es trabajar con la inclusión de personas en situación de discapacidad y sus familias en espacios de participación ciudadana. Eso significa trabajo, educación, deporte y con especial foco en recreación. Educación y recreación son áreas que están baste abandonadas sobre todo la del tema de la recreación, porque si ya se les dificulta a las personas discapacitadas actividades comunes y corrientes, más complejo se hace aún el ocupar los espacios de ocio.

Audio del texto:


¿Cómo partió  la fundación Eres?

La fundación es una organización nueva, cumple 2 años, sin embargo, se ha posicionado muy  bien en los espacios públicos porque se han hecho una serie de trabajos, no solamente de ejecución de acciones, sino que por nuestra presencia  en líneas investigativas, especialmente en accesibilidad. Por lo tanto, ya contamos con un par de publicaciones: una, a nivel latinoamericano y otra  también a nivel regional, justamente, mostrando las buenas prácticas como  una forma de replicar modelos de intervención social. Entonces el tiempo no ha tenido que ver mucho con el impacto, más bien en cómo se ha trabajado a partir desde ahí.

Audio del texto:


¿Qué tipo de intervenciones?

Estamos súper asociados con el municipio de La Reina y lo que hicimos en primera instancia fue   evaluar cuáles son las condiciones en que debería mejorar el parque Mahuida junto a personas en situación de discapacidad y apoyo técnico para permitir que las personas con cualquier tipo de discapacidad y  con movilidad reducida, por ejemplo, en el caso de las personas en tercera edad, puedan acceder a los espacios del parque Mahuida.

Hemos establecido también recorridos accesibles apoyados por Senderos de Chile con Julietas (monociclos que permiten cargar a gente en situación de discapacidad) para poder también hacer que la gente pueda transitar sin dificultades y para eso nos apoyamos con un montón de voluntarios y personas  especialista en el tema que están dispuestas a acompañar.

Audio del texto:

¿En qué consiste la alianza con Albergo Ético?

Con Mauro Dagna nos contactamos a través de unos amigos que lo conocieron en un congreso sobre Síndrome de Down en Argentina; ellos también forma parte del grupo de trabajo, pertenecientes a una organización que se llama Fundación Down Arcoíris.

Junto a Albergo Ético se armó un equipo en Chile que empieza a operar ahora y, de hecho, Mauro (Dagna) llega la próxima semana a una reunión para la definición de tareas que tienen que ver con la gestión de red y así tener, en primera instancia, un catastro de qué posibles espacios existen hoy día que pueden ser aprovechados y, por otro, empezar a ver la posibilidad de generar un proyecto que pueda tener apoyo de fondos públicos como privados.

Por lo tanto ya tendremos una respuesta la próxima semana de la posibilidad de ingresar como organización al Ministerio de Desarrollo Social en el área de administración para recepción de fondos privados. Y mientras tanto estamos armando el equipo, aprendiendo cómo se hace, revisando material, buscando espacios; estamos armando el espacio de trabajo para que esto no quede en una idea sino que se trabaje con una meta precisa y factible de realizar. En este momento hay una serie de acciones en función de obtener fondos  que no están muy lejanos de ser posible.

¿Cuáles serían los próximos lugares con quienes Eres piensa asociarse para la inserción laboral?

Planeamos que el litoral central sea nuestro primer foco de trabajo. Ahora, eso no está cerrado a otras posibilidades porque Mauro está recorriendo el sur de Chile, esto es un trabajo asociativo. Estamos en la etapa de buscar nuevas fundaciones y organizaciones que trabajen con personas Síndrome de Down y que se sumen a este trabajo que es de todos. Aquí la idea no es que cada uno quiera ganar plata, salir a la fama, no. Es un trabajo absolutamente de generar espacios para personas con Síndrome de Down para que puedan realmente optar a una vida laboral.

Lo primero es que ellos tengan un espacio donde realizar prácticas profesionales y que puedan salir después al mundo laboral. Porque obviamente si lo pensamos como foco el que sea un espacio laboral, a las dos, tres generaciones ya estamos copados. La idea es que desde ahí se preparen para ir a otro espacio y que estén calificados para que la gente pueda considerarlos como posibles trabajadores de sus empresas.

¿Buscan hacer  una red de inserción laboral?

La idea es que se sumen organizaciones de todos los lugares, implantar un modelo distinto para generar inclusión.

 

Audio del texto:

¿Qué otros proyectos preparan?
Ahora vamos a comenzar un plan piloto en la Escuela Especial de Desarrollo de La Reina, con otra fundación llamada Neuroespejo y con una cápsula (módulo) destinada a estimular a las personas neurosensorialmente, provocando algún desarrollo en el área neurocognitiva.

 

Audio del texto:

 

¿De qué se tratan las cápsulas?

Ellos hicieron un diseño de innovación, asesorados por la USACH vía fondos CORFO. Lo que idearon fue una especie de cápsula que tiene estímulos para distintas áreas y sentidos. Es un multiestimulador y la idea es que en esa cápsula, según las características de los niños y niñas, se trabaje desde la noción de las neuronas espejo para hacer rehabilitación.

 

Audio del texto:

 

¿Cómo son las cápsulas?
Es como un módulo donde se perciben  distintas estimulaciones. En el fondo, hay un gran espejo en el que las personas se reflejan, reciben estímulos a través del sonido, por ejemplo. Todo esto es digitalizado y se va ajustando terapéuticamente a la realidad de cada paciente. Se ha probado un personas que han sufrido la amputación de alguna de sus extremidades, trabajando el  miembro fantasma; para disminuir dolores y ahora lo vamos a probar con otros tipos de discapacidades. Estamos trabajando con algunos beneficiarios en la Escuela Especial de Desarrollo y la intención es publicar lo que se logre con estos resultados.