ACTUALIDAD

16 de mayo 2016

Más del 50% de personas adultas y menores de edad en situación de discapacidad batallan con una enfermedad

Sólo el 1,1% de la población en situación de discapacidad declara no tener otra  enfermedad adicional  y más del 50% declara tener alguna  patología ocular, al sistema circulatorio, osteoarticular y del tejido E (tejido epitelial) y trastornos mentales y del comportamiento.

Por Catalina Ellies

Audio texto:

Mientras que la situación de condiciones de salud de menores de edad figura así:

El II Estudio del Ministerio de Desarrollo Social y SENADIS arroja que las personas con discapacidad, además de lidiar con barreras externas, lidian con una o más enfermedades, provocándoles un doble desgaste y dificultándoles aún más su situación. Así, se estima que un 40,4% de la población adulta en situación de discapacidad depende de alguien más para realizar su rutina diaria, mientras que el 59,6% se declara independiente.

Los resultados dan cuenta además que el 53,9% de las personas con discapacidad no tiene asistencia y declara no requerirla. Un 4,9% que no cuenta con asistencia, declara sí necesitarla; un 12,4% cuenta con asistencia y declara requerir ayuda adicional y un 28,8% cuenta con asistencia y declara no requerir ayuda adicional. Del análisis se destaca que el mayor porcentaje de personas en situación de discapacidad no necesita asistencia, mientras un 17,3% del total requiere asistencia adicional.

De las personas en situación de discapacidad que cuentan con cuidador o cuidadora, un 77% vive con él o ella, mientras que el 23% restante de los cuidadores/as reside fuera del hogar. Esto se puede explicar porque la mayoría de quienes se declaran cuidadores son familiares, mayoritariamente mujeres.

Sólo un 4,7% de las personas sin discapacidad presentan alguna condición permanente de salud. Por el contrario, un 35,8% de las personas en situación de discapacidad tiene un problema de salud permanente.

De acuerdo a su condición de salud, la mayoría de los niños, niñas y adolescentes en situación de discapacidad tienen alguna dificultad mental o intelectual (21,5%); le sigue mudez o dificultad del habla (15,6%) y una dificultad física y/o de movilidad (9,6%). Con menos incidencia se ubican las enfermedades que psiquiátricas (3,6%), ceguera o dificultad para ver (2,8%) y sordera o dificultad para oír (2,2%).

El estudio deja de manifiesto que el 60,9% de las personas menores de edad sin situación de discapacidad no tiene alguna enfermedad o condición de salud; el 28,1% tiene una enfermedad, un 8,4% tiene dos patologías y un 2,7% tiene tres o más. La situación de las personas con discapacidad es inversa, un 24,3% no tienen ninguna enfermedad, un 39,8% tiene una, un 29,1% tiene dos y un 14,1% tiene tres o más patologías.

Se observa que un total del 83,7% de la población de niños, niñas y adolescentes recibió en los últimos 12 meses atención de salud. De este porcentaje, un 93,4% corresponde a personas en situación de discapacidad. Sólo 10 puntos porcentuales separan la atención en salud entre personas con y sin discapacidad.

Un 7,3% de niños, niñas y adolescentes han recibido servicios de rehabilitación en los últimos 12 meses. De este, un 6,4% son personas sin discapacidad y un 22,8% con discapacidad. Esto se explica porque las personas en situación de discapacidad necesitan mucho más de un centro de rehabilitación que una persona sin discapacidad.