DEPORTE

27 de julio 2015

El goalball en Chile avanza hacia el profesionalismo

La profesionalización es su próxima meta pero por el momento deben buscar financiamiento ellos solos.

Por Francesco Daveggio

IMG_7630El goalball es uno de los deportes para personas con discapacidad (PcD) que ha tenido más auge en estos últimos años. Este deporte que está enfocado para personas ciegas o con baja visión es uno de los pocos que es netamente creado para PcD. En Chile llegó hace 11 años y poco a poco ha ido ganando más adeptos. De hecho, entre los mismos clubes formaron una liga la cual tiene equipos a lo largo de todo el país.

La historia de este deporte se remonta a 1946, cuando los hospitales estaban llenos de heridos por la II guerra mundial y entre ellos había muchas personas con discapacidad visual. Ante esta situación, los doctores Hanz Lorenzen (Austria) y Sepp Reindle (Alemania), crearon este juego para estas personas que necesitaban distraerse. Finalmente en los Juegos Paralímpicos de 1976 en Toronto, Canadá, se dio a conocer mundialmente este deporte.

El goalball consiste en hacer la mayor cantidad de goles al adversario. Para eso juegan dos equipos compuestos por tres jugadores. La cancha tiene nueve metros de ancho y 18 mts de largo. En los extremos del campo hay un arco de un metro y medio de altura.

Se juega con una bola que tiene cascabeles en su interior, lo cual permite escucharlo y así poder desarrollar el partido. La idea es que los jugadores de un equipo lancen la pelota y logren hacerle la mayor cantidad de goles al otro equipo, y estos defienden su portería con el cuerpo, ya sea manos o pies extendidos en el piso. Una vez impedida la anotación, los jugadores tienen diez segundos para lanzarlo ya que si no es penalti para el equipo rival.

IMG_7510

La duración del partido es de doce minutos por lado. En cuanto a árbitros, en el goalball deben haber diez jueces: cuatro jueces de línea (situados a cada lado de la portería), dos de cancha y cuatro jueves de mesa, los cuales se encargan de los marcadores, el tiempo y que todo esté funcionando perfectamente.

Este deporte no discrimina en cuanto al tipo de ceguera de la persona, ya que como se deben ocupar los parches oculares y los antifaces, todos están en igualdad de condición. Existen tres clasificaciones de tipo de ceguera.  Las personas con ceguera B1 son aquellas que tienen una ausencia total de visión. Los B2 son los que pueden ver una mano, distinguir colores, formas, bultos y sombras. Y por último la clasificación B3, hace referencia a las personas que pueden ver colores y tiene una amplitud de campo de visión por lo que ve más, tiene mayor nitidez e inclusive algunos no necesitan usar el bastón. Por regla ningún jugador en cancha se puede tocar las antiparras.

En Chile actualmente existe una Liga de Goalball, la cual está compuesta por once equipos divididos en tres zonas: norte, sur y centro. En el norte tenemos tres equipos, “El Sambler” y “Los Halcones” ubicados en Antofagasta y en Coquimbo está “Apolo de Coquimbo”. En el centro están los equipos “Viña”, “Santa Lucia”, “Máquina B” y “Alma Fenix”. Por último en el sur está “Renacer” de Concepción, “Bartimeo” y “Los leones de Ñielol” de Temuco y por último la “La Máquina A”. Esos son los equipos de varones. En cuanto a damas, “La Máquina A” en la zona centro, “Apolo de Coquimbo” y “El Sambler” en la zona norte y “Renacer” de la zona sur tienen equipos de damas.

Gabriela Acevedo, profesora del Club Deportivo La Máquina B y seleccionadora nacional, comenta que el goalball “es muy demandante físicamente en cuanto a condición física, los jugadores tienen que tener resistencia, fuerza, agilidad, son varios los factores que inciden para ser un buen jugador”.

El paso al profesionalismo

El goalball en Chile poco a poco ha ido creciendo en cuanto a lo que es liga y organización. Los árbitros se han ido capacitando para poder recibir la certificación internacional que los avala como jueces oficiales. Además los clubes se organizaron para este año hacer un torneo a nivel nacional y así ver a los mejores jugadores y tratar de formar una selección que pueda empezar a competir en torneos internacionales.

IMG_7599Actualmente se está jugando la liga nacional, la en su primera fecha fue organizada por Mauricio Beltran, presidente del Club Alma Fenix. Él señala que como en la liga son cuatro clubes por zona, se realiza un sorteo para saber quién organiza cada fecha, en esta ocasión son dos por lo que la primera le tocó a él organizar la primera fecha de la zona centro.  Para la segunda fecha, que se realizará en septiembre, le tocará al Club Santa Lucía que también está en Santiago.

Después de estas dos fechas por cada zona (norte, centro y sur) se se jugarán las finales que se desarrollarán en noviembre. A ella clasifican los dos mejores de cada grupo. Este año se van a realizar dos cuadros, un cabeza de serie va a ser el campeón del año pasado y el otro será el local. En estos grupos juegan todos contra todos y pasarían los dos mejores para luego hacer semifinales y la final.

Pero no solo los clubes están dejando de lado el amateurismo, también lo están haciendo los árbitros. Desde que el Goalball comenzó a crecer en Chile, se han debido adoptar muchas cosas de otros países como Brasil y Argentina, los cuales son potencias latinoamericanas en este deporte, comenta Gabriela Acevedo.

Actualmente no es un requisito obligatorio pero si se está optando a que los jueces reciban una mejor preparación para dirigir los partidos. “Lo que hace falta ahora para que el Goalball crezca aún más, es la especialización de los árbitros, saber inglés, ya que si se quiere certificar por la  Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA) se debe saber ese idioma” menciona Acevedo.

Por ahora el goalball sigue siendo un deporte amateur pero que poco a poco va dando matices de profesionalismo, los cuales se espera transformar a la larga en la creación de una selección nacional que represente al país tanto en los torneos sudamericanos como en los mundiales que se realicen en este deporte.