ACTUALIDAD

17 de abril 2014

Juana Fe en Alter Ego: el concierto de la vida

Si alguien te preguntase cuál ha sido el mejor concierto de la historia, ¿qué responderías? La mayoría de los que este miércoles estuvieron en la Fundación Alter Ego no dudarían la respuesta: la tocata de Juana Fe.

IMG_6686

La quinta versión de este evento congregó a más de 200 personas, la mayoría de ellas niños y jóvenes con parálisis cerebral que colmaron el patio trasero de la casona de la Fundación. Sin más ubicaciones disponibles que «cancha» (donde muchos sostienen que los conciertos se viven con mayor intensidad), el público presente demostró desde un inicio que sabía a qué venía y que no aguantaría un show a medias.

Pancartas, cintillos, lienzos y aplausos encendían un ambiente que los organizadores -credencial en cuello- intentaban controlar con la misma dedicación que realizan sus labores diarias. En ese sentido, Alter Ego se había transformado por algunas horas en la productora del concierto de una de las bandas chilenas más importantes de la «Nueva Cumbia Chilena», un grupo que ya ha pisado los festivales de Olmué y Viña del Mar y que no estaba para malos ratos en la casona de Príncipe Gales.

Entrada

Por ello, conscientes de las menores posibilidades de los jóvenes con parálisis cerebral y trastornos neuromotores de acceder a los conciertos tradicionales, el equipo de la Fundación dispuso de entradas prepicadas, puntos de boletería, portero, guardias de seguridad, fotógrafos y personal de emergencia, todos debidamente identificados con una credencial. A su vez, los asistentes debían «cancelar» la entrada, hacer fila de ingreso, esperar a que cortaran su ticket y buscar una ubicación. Esto en medio de afiches promocionales y el «merchandising» -horas de trabajo en taller- alusivo a Juana Fe.

Alter Ego

Cerca de las 11 de la mañana, cuando ya los asistentes comenzaban con las primeras pifias de ansiedad, Ignacio Camarda, el animador del evento (coordinador del área de fonoaudiología), dio el vamos oficial a la actividad. Tras lúdicas palabras de María Luisa Urcelay, directora de Alter Ego, un griterio general recibió a los integrantes de una banda que autodefine su estilo como «afrorumba chilenera».

Publico

«¡Callejero!» «¡Chiquitita!» «¡La Jardinera!» nacían de entre una multitud integrada no sólo por niños y jóvenes de Alter Ego (la Fundación trabaja con personas de entre 6 meses y 28 años), sino además por sus familiares, cercanos y decenas de otros jóvenes de Fundación Donnebaum, Escuela Especial Antobel, Talleres de Adaptación y Desarrollo (TAD) y Asociación de Espásticos (ASPEC).

Juana Fe respondió con «Chin Chin» de entrada y siguió con un repertorio de canciones de sus tres álbumes, entre ellas «La Jardinera«, «Tengo luquita«, «La Makinita«, «Callejero«, «Chiquitita» y «La bala«. Fue cerca de una hora en la que este grupo entregó su música de manera desinteresa y gratuita (gracias a la gestión de Pamela Mardones) con la misma fuerza y discurso de otras presentaciones de mayor masividad.

Juan Ayala

Tras el último tema, la directora de Alter Ego entregó a Juan Ayala, el vocalista del grupo, un galardón representativo de la Fundación, reconocimiento para todos los integrantes por su compromiso con la inclusión y, ciertamente, con el lema común de una alegría interior.

Ya finalizado el show, los asistentes aprovecharon de tomarse algunas fotografías y, en el caso de los pacientes locales, volver a su rutina de tratamientos con el recuerdo y la alegría de un evento para nada cotidiano. Y los músicos, lejos de irse rápido tras la actividad, se quedaron compartiendo con el equipo y los pacientes de una Fundación que, día a día, festejan el concierto de la vida.

Equipo Alter Ego y Juana Fe

Fundación Alter Ego: M.Trinidad Castro, gerente general / M.Luisa Urcelay, directora / Ignacio Camarda, coordinador área de fonoaudiología / Sandra Baeza, Fonoaudióloga / e integrantes del grupo Juana Fe.