BLOG

28 de enero 2014

La accesibilidad del Movistar Arena. Parte 2

Tras su primera visita al Movistar Arena, la asesora de coordinación del Senadis y creadora del blog «JIMENA LUNA & DISCAPACIDAD» decidió darle una segunda oportunidad al Movistar Arena, esta vez para ver al cantante Morrissey. Conoce cómo le fue. 

Fui nuevamente al Movistar Arena y la experiencia fue mucho mejor que la anterior (nota en «La accesibilidad en el Movistar. Parte I»), esto debido a que elegí otros asientos que no están destinados a silla de ruedas. Por supuesto que no es lo óptimo, pero por mientras mejoren la accesibilidad del recinto las personas que usamos sillas de ruedas estamos prácticamente obligados a usar otras alternativas para así disfrutar de un espectáculo con buena visibilidad y comodidad.

Les cuento que compré las entradas en Platea Baja (Golden) Fila B, asientos 165 y 166, uno para mí y otro para mi acompañante, aunque lo ideal es comprar el 164 y 165, ya que esos son los primeros asientos de la fila, tal como se muestra en la siguientes imágenes:

Movistar 1

Movistar 2

Para llegar a mi asiento tuve que bajar las escaleras y hacer un giro al final abajo, pero con ayuda se puede. Luego hay que pasar por todos los asientos delanteros y el espacio alcanza lo más bien para que pasé una silla de ruedas. Sin embargo, el acomodador en un principio no me quería dejar bajar, ya que no se permitía tener sillas de ruedas abajo, al parecer porque tapan la vista a los demás asistente. [Por eso me dijo] que si me cambiaba a la butaca podía bajar y yo le respondí que sí. No obstante, al bajar me di cuenta que los asientitos son poco seguros, así que me quedé en mi silla, que es segura y cómoda y no creo haber molestado en la visibilidad de nadie.

En la salida eso sí, hay que volver a pedir ayuda para que te suban, entre asistentes y guardias. Desconozco cómo serán las otras primeras filas de platea baja o alta, pero se veían un poco más angostas que la mencionada.

Si quieres revisar la primera visita de Jimena al Movistar Arena pincha aquí.

(Extracto de blog publicado originalmente en «JIMENA LUNA & DISCAPACIDAD»)