BLOG

04 de diciembre 2013

Decididos a conocer a Adolfo

Conocí a Adolfo en la “Cicletada por la Inclusión” que se realizó el día domingo 24 de noviembre en Providencia. Al verlo llegar me llamó la atención darme cuenta que no tenía sus dos piernas, sólo una prótesis en una de ellas… Lo observé y recordé que lo había visto antes, en un reportaje que hicieron en Mega y donde mostraron tres historias de personas que viven con discapacidad.

Cuando por fin nos disponíamos a colocarnos en la partida, aproveché la oportunidad de saludarlo y sacarme una foto con él. Para mí era importante mostrarle a las personas que me conocen que a pesar de los obstáculos se puede sonreTodas las entradasír, vivir y realizar la actividad que queramos: sólo necesitamos la voluntad.

Durante el trayecto conversé con él para conocer su historia de vida. Adolfo es de Melipilla y nació sin ningún tipo de discapacidad. A los doce años emprendió un viaje a Argentina junto a su equipo de básquetbol escolar; a su regreso, el bus donde viajaban volcó y lo dejó gravemente herido. Debieron amputarle ambas extremidades inferiores.

La verdad es que no hablamos de sus penas, de lo que sintió o de cómo lo superó. No era necesario. Al dialogar con él, un joven sencillo, seguro, alegre, simpático y deportista, quedaba en evidencia que durante su crecimiento y gracias al apoyo de su familia, a su constancia, esfuerzo y sobre todo a la fe en Dios, había logrado superar lo que para muchos es inimaginable.

Adolfo pudo caminar con prótesis, logrando así realizar un deporte como medio de rehabilitación. Hoy es un reconocido corredor profesional de downhill (bajada en bicicleta de altas y pedregosas cumbres), siendo el único joven con discapacidad en la categoría PRO en el mundo.  Ha participado en competencias en otros países como Canadá y Brasil y su próximo proyecto es lograr un récord mundial.

El día de la “Cicletada por la Inclusión” Adolfo se encontraba en silla de ruedas producto de un accidente mientras practicaba su deporte favorito: había caído desde una quebrada de 12 metros de altura, fracturándose la cadera. Aún así, se presentó en el evento para participar y dar su testimonio.

En marzo de este año, en compañía de un amigo y con el objetivo de difundir su experiencia y ayudar con su ejemplo, creó el sitio web Decidido!cl y comenzó a dar charlas motivacionales en diferentes lugares del país, entre ellos establecimientos educaciones, instituciones y empresas.

Adolfo, que además de realizar este deporte estudia Ingeniería Mecánica en Inacap, es un feliz papá de una niña de 3 años de edad y un ejemplo para ella y para todos de que NADA ES IMPOSIBLE.

adolfo-almarza

Los invito a conocer más de este joven que me conmovió con su historia en www.adolfoalmarza.com y decidido.cl y les regalo una frase de su autoría: “Mi discapacidad es la capacidad de demostrar a todos ustedes que nada es imposible”.